Jun 30
Volver

La terminal BEST bate el récord histórico de movimientos por escala en el Puerto de Barcelona durante tres semanas consecutivas

En el contexto actual, marcado por los efectos derivados de la pandemia por Covid 19, estamos observando desde las terminales una bajada considerable de los volúmenes portuarios en general, asociada a un descenso de la actividad económica, y con una gran cantidad de escalas canceladas debido al intento de los armadores por alinear la capacidad ofertada a la demanda existente. No obstante, se da la paradoja de que a pesar que tanto el volumen como las escalas que llegan a al puerto de Barcelona han disminuido, el ratio de movimientos por escala en BEST ha aumentado significativamente.

 

Durante la semana 23, la terminal BEST dio la bienvenida al mayor buque que había recalado en la historia del Puerto de Barcelona, el MSC Sixin, con una capacidad de casi 24.000 TEUs. Posteriormente, han ido llegando de forma recurrente buques similares de la alianza 2M que cubren la ruta entre el Lejano Oriente y Europa, agrupando todos los movimientos que hace unas pocas semanas se hacían entre diferentes servicios de la misma alianza y que han sido cancelados debido a la excepcional situación que vivimos.

 

Entre los meses de mayo y junio, la terminal BEST ha visto como el número de movimientos por escala ha roto todos los registros históricos existentes en el Puerto de Barcelona, y empezando por los casi 8.000 movimientos de la semana 22, se han pulverizado todos los récords de movimientos semana tras semana, hasta alcanzar los casi 8.500 movimientos en la semana 24.

 

Este cambio de la demanda, con grandes picos de concentración de carga, en grandes buques oceánicos y con un menor número de escalas, impacta directamente en la forma en la que las terminales deben plantear su oferta de servicio.

 

La forma de poder plantear una propuesta de valor para las líneas marítimas con este tipo de escalas, es ofrecer unas productividades por escala que excedan con creces la eficiencia media en terminales de contenedores. En este sentido, es clave destacar la relevancia de las importantes inversiones realizadas por la terminal BEST tanto en el número de grúas disponibles y capaces de operar este tipo de buques, como en el sistema operativo a todos los niveles (equipos y TOS), que ha permitido mantener, de forma constante, unos rendimientos por grúa situados entre los 35 y los 45 movimientos por hora y un gran número de equipos trabajando de forma simultánea sobre los buques. En estos casos concretos tan relevantes, se ha trabajado con hasta siete grúas y medias de más de cinco (5) grúas operando constantemente durante cada escala, y con unas productividades por encima de los 35 movimientos por hora por grúa (llegando por momentos a superar los 42 movimientos por hora) que son muy superiores a las medias en terminales europeas que se sitúan normalmente por debajo de los 25 movimientos por hora por grúa. Todo ello permite completar estas operaciones en aproximadamente un par de días generando ventajas competitivas a las líneas marítimas que operan en BEST.

 

Los rendimientos – superiores a los 200 movimientos por hora sobre buque en muchos momentos – hacen posible reducir en varios días la estancia en puerto, disminuyendo de este modo los costes portuarios y operativos de los armadores. Además, el tiempo ganado en BEST, permite a las navieras poder reducir la velocidad de navegación para llegar a los siguientes puertos, lo que también conlleva un ahorro importante de combustible. Por último, el hecho de ser una operación realizada por equipamiento que, en su mayoría no utiliza combustibles fósiles y aplica tecnología de regeneración de energía, permite a BEST reducir el impacto medioambiental del tráfico marítimo en su área de influencia.

 

En definitiva, la eficiencia operativa de BEST se viene a sumar a la posición estratégica del Puerto de Barcelona, generando una diferenciación competitiva basada en tres pilares fundamentales, Closer, Faster & Greener.

Volver